lunes, 2 de junio de 2008

El burro catalán


Imagen britcat

Leyendo a
Ibasque en su entrada sobre Juan Ramón Jimenez y su coincidencia con el blog del querido amigo Carlos me han recordado el porqué del burro catalán como simbolo...lean, conseguí el texto en EL LABORATORIO DEL DOCTOR TXAP.

EL BURRO PROPIO DE CATALUNYA

Hace unos años descubrí que existía un tipo peculiar de asno, conocido con el nombre de burro catalán. Alguien avisó de que se encontraba en peligro de extinción y, si no recuerdo mal, un grupo de personas se propuso impedir que esta variedad desapareciera.

Parece que la iniciativa ha tenido éxito, porque ahora incluso se han hecho pegatinas con el burro catalán, una iniciativa de unos jóvenes de Banyoles. Dicen que más de 25.000 coches ya llevan pegatina, especialmente por las carreteras de Girona, aunque no he podido comprobarlo porque últimamente no he ido por allí.

A primera vista, identificar la catalanidad con un burro no es muy reconfortante, pero ésta es la gracia –siempre que se sepa entender–. Es el símbolo contrapuesto a la silueta del toro de Osborne, que ahora hemos visto aplicado en algunas banderas españolas. El burro no exalta, como el toro, el mito, la raza, la embestida furiosa. El burro es un animal modesto, trabajador, paciente.

La apuesta que han hecho los autores de la pegatina es arriesgada, porque es inevitable que algunos catalanes no quieran ser identificados por un burro. Pero yo pienso que se darán cuenta de las posibilidades de la ironía. Es verdad que hemos tenido que trabajar y a veces recibir bastonazos. ¿Es un demérito? El asno es un animal resistente. Y no existe, quizá, ninguna fuerza tan potente para conseguir afirmarse como el humor que somos capaces de proyectar sobre nosotros mismos.

El hecho es que la aceptación de esta pegatina es tan notable que ya han salido unas cuantas imitaciones y variantes. Y hay quien discute sobre la autoría de la idea. Lo que significa que la idea es buena. Yo espero que se solucione cualquier pleito, y que seamos capaces de ponernos de acuerdo cuando algo funciona. A lo largo de la historia varias veces no lo hemos conseguido, y es entonces cuando hemos sido unos burros. Junto a la soberbia imagen del toro español, la del humilde pero tozudo burro catalán puede dar mucho juego.

Josep Maria Espinàs

3 comentarios:

carlos dijo...

muy interesante articulo!!
gracias
carlos

Vicente dijo...

Suelo leer El Periódico de Catalunya, y en especial la columna de Josep Maria Espinàs y la de Joan Barril, aunque el lunes no pude.
De todas maneras el tema del burro, ya tiene un par de años como mínimo, y recuerdo que en Extremadura surgió la idea de poner un cerdo ya que es el animal que campa más a sus anchas por sus dehesas.
La idea de verme identificado en un animal u otro me tiene sin cuidado, me parece que todas las cualidades achacables a los animales se encuentran en el ser humano, excepto la mezquindad, que es propia de éste.
Yo soy yo, y el lugar donde he nacido tengo muy claro que es circunstancial. Si mis padres en lugar de emigrar a Barcelona lo hubieran hecho a Edimburgo, en lugar de defender la sardana, els castellers y el pa amb tomàquet, iría con falda a cuadros y tocando la gaita.
Todas las culturas son reivindicables, y preservables, no sólo por la población autóctona, sino por todos, y por supuesto desde el mayor de los respetos.
¿La humildad del "ase" ( burro en catalán) frente a la soberbia del toro? Entonces, ¿Qué animales habría que oponer para ejemplificar Barcelona y nuestra soberbia frente al resto de capitales catalanas y la población rural?
Como siempre he ido como un orangután saltando de rama en rama, pero espero que se me entienda.

Tere Marin dijo...

Querido Vicente...
un placer encontrarte aquí visitando mi casa a la que siempre estais invitad@s....
Si vas a la fuente de la noticia,arriba donde especifico donde la conseguí llegarás a la fecha de la publicación de la misma que fué en la página 006 de la edición de Jueves, 1 de julio de 2004 de El Periódico - edición impresa.
Un abrazo y gracias de nuevo por tu visita y tu comentario que es entendido perfectamente ya que lo explicas con claridad meridiana.
Tere Marin